Select Page

Lavanderías clandestinas y perforación de pozos provoca sequías en juntas auxiliares de Tehuacán

Nota de Heber Vargas García.

Desde el deshielo del Citlaltépetl o “Pico de Orizaba”, filtrada por las capas de sub- suelo calizo, que disuelven carbonatos y otras sales, es como se da origen a las famosas aguas curativas minerales de Tehuacán.

Y lo que le permitió el reconocimiento internacional a las “aguas curativas de Tehuacán”, en gran porcentaje fueron los más de 5 manantiales del recurso natural en la junta auxiliar de San Lorenzo Teotipilco, que fueron además, motivo para importantes métodos tecnológicos y sociales de épocas pasadas, ahora elementos antropológicos: como los “tecuates” (canales en la tierra que conducían el agua de los manantiales a cultivos agrícolas), y los “teteles” (se cree que pudieron ser asentamientos humanos que operaron como centros ceremoniales, lugar de habitación o plazas de intercambio comercial indígena), de acuerdo al ya fallecido cronista de San Lorenzo, Gilberto Huerta Martínez.

No obstante, de manera alarmante han resultado extintos más de la mitad de los manantiales en San Lorenzo; el último de ellos, que incluso evidenció la crítica situación de agua por la que se atraviesa, fue el manantial del “Caballito”.

Lo que lleva a preguntarse ¿Qué está pasando con el agua de San Lorenzo?

Han sido muchas las causas a las que la población, le atribuye que en los últimos años se ha visto una disminución considerable de los niveles de agua.

La más importante de todas es por la instalación de empresas, tales como maquiladoras, lavanderías, así como la instalación de negocios de pipas, que perforan pozos clandestinos para vender el agua en grandes cantidades.

De acuerdo a lo señalado por el presidente auxiliar de San Lorenzo Teotipilco, Rolando Martínez Remedios, las principales causas que han contribuido a la disminución del valioso recurso natural en más del 30 por ciento en este año, son las más de 10 lavanderías clandestinas y 15 pozos perforados sin permisos ni concesiones para venta de agua a través de pipas, hecho que conllevará a un padecimiento mayor para el año 2023.

Lavanderías clandestinas en la colonia Manantiales de Tehuacán.

“El tema de lavanderías es un tema que en verdad nos ha afectado al 100 por ciento, es algo muy drástico; y lo peor se viene en temporadas de calor, entrando el año (…) ¡Que ya paren esas perforaciones y saqueo de agua! porque ya tenemos un problema muy grave y serio en nuestra comunidad”, citó.

Las zonas donde existen pozos clandestinos y lavanderías en Teotipilco, son principalmente en la colonia centro, Santa Cecilia, y Manantiales.

En muchas ocasiones han buscado un acercamiento con autoridades municipales, estatales y personal de Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), ya que temen quedarse sin agua, recurso que también comparten con el municipio de Tehuacán mediante pozos a cargo del Organismo Operador de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Tehuacán (OOSAPAT).

Así mismo los integrantes del Comisariado Ejidal de San Lorenzo, han solicitado al Ayuntamiento de Tehuacán entregar información sobre los permisos de uso de suelo que tienen las lavanderías, pero se excusan que es complicado detectarlos, ya que muchos operan en domicilios particulares, en los cuales no están facultados para ingresar, por lo que no hay datos precisos ni los nombres de las empresas, solo un estimado.

Lamentablemente la explotación indiscriminada de agua provocó que durante mayo del 2021, el balneario ejidal “Parque Aventura” cerró sus puertas tras la sequía del manantial denominado “El Caballito”, siendo hasta el momento el manantial de “Axoxopam”, el único más grande que está surtiendo de agua a la población, pero también está en riesgo de secarse.

San Lorenzo no es la única comunidad en Tehuacán que ha comenzado a parecer de agua a causa del gran uso de este líquido por parte de empresas del ramo textil u otras, pues en la misma condición se encuentran habitantes de San Diego Chalma, San Nicolás Tetitzintla, El Riego, Santa María Coapan, Colonia México, entre otros, donde se desconoce el número de las que operan de forma legal e ilegal, derivado que se carece de un censo o registro de las autoridades correspondientes.

Cabe mencionar que en octubre de este año, Secretaría del Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial (SMADSOT) colocó sellos de clausura en dos lavanderías en el municipio, una de ellas ubicada precisamente en San Diego Chalma, así mismo el área de Ecología anunció la revisión en los establecimientos, para verificar que cumplan con una planta tratadora de agua, sin embargo es importante que tomen medidas concretas para evitar que Tehuacán se quede sin agua en próximos años.

Por su parte Ana Méndez Huerta, gerente operativo del Comité Técnico de Aguas Subterráneas del Acuífero del Valle de Tehuacán (COTAS), refirió que es preocupante la disminución de agua que se tuvo en toda la región de Tehuacán, principalmente porque en este año no hubo lluvias como el año anterior y se debe verificar el nivel de agua y los factores que provocan su disminución, mismos que se deben determinar a través un diagnóstico, el cual no se ha realizado por falta de recursos, pero es importante llevarlo a cabo, ya que desde hace varios años no se actualizan los datos.

“Desde hace 25 años escarbamos un pozo de agua, el cual nos abasteció ininterrumpidamente por 10 años, después de ello comenzamos a escarbar por lo menos un metro por año hasta llegar a los aproximadamente 20 metros en este 2022, pero ya no sale agua, se secó”, dijo Filiberto García, habitante en San Lorenzo.

En conclusión, el problema de falta de agua no les importa a las autoridades auxiliares, municipales, estatales y federales.

Si bien es cierto que han colocado sellos de clausura a algunas lavanderías, simplemente pagan su multa y siguen operando sin tener revisiones periódicas, recrudeciendo así la problemática al grado que los más afectados son los habitantes, donde antes tenían agua y ahora se ven en la necesidad de adquirirla mediante pipas, ante la falta de servicios básicos como lo es el agua potable.

Lo cierto es que en este año la reforestación en el municipio ha sido nula, así como la implementación de proyectos para captación de agua, lo cual provocará que el propio municipio sea el afectado, pues depende del líquido vital para suministrar a los habitantes de Tehuacán.