Select Page

Cúpula / Adán Domínguez y la sombra de Cabalán Macari.

Corrían los años dorados del morenovallismo; cuando utilizaban el helicóptero Agusta para ir de Casa Puebla a la zona de El Triángulo; cuando “levantaron” al principal comentarista radiofónico de Puebla para amenazarlo mientras le mostraban fotografías de su familia; cuando a grito pelado bajaban a las funcionarias de la Suburban; cuando endeudaron al estado con obras faraónicas y cuando el General Eduardo León Trauwitz se reunía a puerta cerrada con Víctor Carrancá y Facundo Rosas para discutir la “política de seguridad”.

En esos años por todo el estado -desde Xicotepec de Juárez hasta Ajalpan-, el entonces Ejecutivo estatal paseaba y “plazeaba” a su “delfín”, a su proyecto sucesorio, aquel en quien había depositado sus expectativas, el secretario José Cabalán Macari Álvaro.

En ese momento ni Antonio Gali Fayad, ni Martha Erika Alonso Hidalgo estaban considerados como parte del proyecto de una próxima gubernatura de seis años.

El auténtico elegido de Casa Puebla era Cabalán; en él se pensaba como el sucesor en un futuro sexenio.

Sin embargo las mediciones arrojaron otra realidad; el protegido nunca pudo despegar en las encuestas; simplemente no conectaba con los grandes sectores sociales; sus discursos no encendían, al contrario dormían.

Ante la frialdad de los números se tuvo que mover el proyecto.

La historia viene a cuenta porque en los pasillos del Charlie Hall se comenta que hay un tratamiento especial para toda la información que genera Adán Domínguez Sánchez, el gerente del Ayuntamiento.

Esa figura de “gerente” es muy común en los Ayuntamientos de España, aunque en México le da un claro matiz empresarial a la función pública. Tal vez esa sea la intención.

Pero dentro de la administración municipal claramente se reconoce que Adán Domínguez es el depositario de todas las confianzas del alcalde y ya se considera su proyecto sucesorio.

De acuerdo a ese plan en 2024 Rivera Pérez solicitaría licencia al cargo de presidente municipal para buscar la gubernatura y Adán Domínguez sería el candidato a la alcaldía apoyado por todo el aparato del Ayuntamiento.

Los anhelos son inocultables.

El futurismo galopa desenfrenado.

En horas reciente el edil publicó una fotografía con toda la “nomenklatura” albiazul, la clase dirigente, la cúpula panista de Puebla.

Fue una demostración de su poder de convocatoria y un claro mensaje: aquí estamos y vamos por todo.

Pero con la intención de ungir a Adán Domínguez como su sucesor, Eduardo Rivera nos recuerda a aquel proyecto morenovallista de encumbrar a José Cabalán Macari Álvaro: un desacierto, un despropósito que lejos de aportar en realidad resta.

Porque se trata de un capricho, un antojo personal más que un auténtico proyecto. De hecho es un agravio para muchos panistas que tienen una verdadera trayectoria de servicio en la Angelópolis.

Aún no llega al poder y ya se conduce con apetencias personales.

Se parece tanto, pero tanto al finado.

No cabe duda.

FATAL ACCIDENTE EXHIBE LA INCAPACIDAD DE MIGRACIÓN EN PUEBLA

La noche del viernes 12 de agosto ocurrió un accidente carretero en el tramo Azumbilla a Cañada Morelos, Puebla. Una camioneta tipo Van se volcó con 19 migrantes a bordo; eran madres y sus pequeños hijos. En el incidente perecieron 8 personas -algunos menores de edad- y 11 aún permanecen en hospitales de Tehuacán y Ciudad Serdán.

Las féminas y los infantes eran originarios de Cuba, Venezuela y Ecuador. Al día siguiente del accidente a través de la red social Facebook parientes pedían información de los hechos. Pero en México ninguna institución respondió.

El incidente exhibió la incapacidad e incompetencia de la delegación en Puebla del Instituto Nacional de Migración (INM).

Familiares buscaban a un menor que nadie sabía dónde estaba, hasta que un paramédico reportó que el cuerpo había sido llevado a Ciudad Serdán; una mujer se reportó como desaparecida durante un día, hasta que se supo que estaba hospitalizada.

El hecho evidenció la falta de atención de Migración. En ese incidente debió intervenir como órgano central, pero la referida oficina federal tardó 48 horas en reaccionar y en dar respuesta a los familiares que desde tres países pedían respuestas.

Muy lamentable.

cupula99@yahoo.com