Select Page

sab 17 abr 21 / Portada / El panismo tehuacanero se desmorona

Lo que estamos presenciando es el derrumbe, el desmoronamiento del que fue uno de los partidos políticos centrales en la vida política de Tehuacán.

El panismo tehuacanero tuvo momentos destacados, incluso luminosos.

La pionera del blanquiazul doña Paulita García viuda de Hanneman fue todo un emblema de la tenacidad y la congruencia, pero sobre todo un estandarte de los principios y valores que caracterizaron a los fundadores de la PAN.

De la década de los años 70 se debe rememorar la lucha de un personaje como don Virgilio Flores Aréchiga -un empresario exitoso y respetable-, quien se atrevió a enfrentar a un priismo que en esos momentos era omnipotente.

La firme labor de Paulita, su defensa ideológica y las batallas de Virgilio Flores fecundaron en la victoria de Héctor Lezama Surroca, primer presidente municipal del PAN.

Posteriormente llegó Fernando Herrero Arandia cuando las circunstancias eran mucho más favorables.

De esa alianza original Lezama – Herrero surgió un grupo político destacado, pero con los años fue desvariando y desvirtuando su esencia.

Con los años se convirtieron en un cacicazgo que quería ver a la base militante como si fueran sus súbditos, sus lacayos. Poco a poco perdieron su influencia hasta llegar a su actual estado, en el que ya no pueden ganar ni una junta auxiliar.

Más adelante vendrían otros alcaldes como don Edilberto García Paredes y José Méndez Gómez.

DE AQUEL PANISMO A ESTA PARODIA QUE VEMOS EN 2021 HAY UN ABISMO DE DISTANCIA.

Portada 1896; sábado 17 de abril de 2021

Fue con el desgobierno de Felipe Mojarro cuando inició la descomposición, la putrefacción del PAN.

Paulatinamente vimos cómo se privilegiaban los negocios, cómo lucraron hasta con la obra de restauración luego del sismo del 15 de junio de 1999.

Vimos el manejo turbio de los contratos, las firmas otorgadas por debajo de la mesa.

Como fue en concreto el acuerdo en lo oscurito con la empresa Olimpia; un contrato firmado a 15 años, pero que jamás tuvo el aval del Congreso del Estado; es decir un documento pirata e ilegal, cuyas lamentables consecuencias llegan hasta estos días.

No se debe olvidar que de ese trienio de Mojarro surgieron figuras terriblemente nocivas para Tehuacán como el voraz Eliseo Lezama Prieto, la corrupta Mónica Rodríguez Canseco -involucrada en años recientes en el negocio de alimentos para el Cereso de Tehuacán-, y Elba Nieves García, hoy convertida en regidora de Obras Públicas del actual Ayuntamiento.

Como si fuera una plaga, la corrupción se fue apoderando de la vida política de Tehuacán.
No solo en el PAN también en el PRI.

En la esfera política aparecieron personajes funestos como Francisco “El Pollo” Díaz Fernández y Eliseo Lezama Prieto que encabezaron gestiones municipales desastrosas, caóticas y abiertamente corruptas.

De Francisco Díaz quedó claro su notorio enriquecimiento.
De aquella única farmacia que tenía, ahora es propietario de numerosos establecimientos.

Las circunstancias fueron favorables para Francisco Díaz, porque el entonces gobernador Mario Marín siempre tuvo la intención de procesarlo, pero estaba muy ocupado con el tema Lydia Cacho que se olvidó de los detalles del municipio de Tehuacán.

De Eliseo Lezama basta recordar que trajo a los policías delincuentes que desataron la ola de criminalidad; en ese periodo vimos la obra pública más cara en la historia de Tehuacán, el mal llamado colector pluvial que costó 163 millones de pesos; la obras más costosa e inútil jamás vista.

Tampoco debe olvidarse que Lezama Prieto nunca rindió cuentas de los llamados festivales culturales que Mónica organizaba.

Por su parte Eliseo Lezama siempre sufrió el desprecio y la arrogancia de Moreno Valle quien lo trataba con la punta del pie y lo bajaba del helicóptero, pero también se arreglaban bajo la mesa y por eso le aprobaron sus cuentas públicas; porque en varios temas fueron cómplices.

Y fue precisamente ahí, en el sexenio de Rafael Moreno Valle cuando comenzó la mayor descomposición del panismo.

Porque el entonces gobernador no era un auténtico panista; era un priista pintado de azul, que llegó a la gubernatura de Puebla gracias a que otra priista, la profesora Elba Esther Gordillo fue su operadora ante el gobierno de Felipe Calderón.

Esto lo publicamos en su momento, en la elección de 2010 y el tiempo nos dio la razón.

Con Rafael aparecen en el PAN figuras que nunca tuvieron una formación blanquiazul.

Llegaron el locutor René López Cárdenas y el ex priista Jacobo Aguilar Sánchez.

Luego de la caída del helicóptero Agusta, un grupo de viudas políticas de Moreno Valle encabezadas por Genoveva Huerta tomaron el control de las decisiones en el blanquiazul con los resultados que estamos viendo.

Hoy se hace obligado preguntar:

¿Realmente Jacobo Aguilar Sánchez representa la ideología y los principios del panismo?
¿Tiene una auténtica ideología?
¿Tiene los valores partidistas?
¿Es un hombre de convicciones?

En absoluto.

Jacobo Aguilar es como los jugadores de fútbol que cada temporada se cambian de camiseta.

Al mediodía del lunes 12 de abril se dio a conocer que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) recibió las impugnaciones de Eliseo Lezama Prieto y Francisco Díaz Fernández.

Ya mencionamos que tanto Francisco como Eliseo encabezaron gestiones caóticas que aún hoy son señaladas por grandes sectores sociales.

Pero ambos son panistas, con una militancia bien definida.

Los recursos de impugnación que presentaron se pueden resolver hasta inicios del mes de mayo.

O bien el tribunal federal puede remitirlos al Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) donde pasarán otras semanas para que resuelvan el caso Jacobo.

Si alguno de los tribunales falla en favor de Francisco o Eliseo, entonces el Comité Directivo Estatal del PAN se verá obligado a reponer todo el proceso de selección de candidato, a repetir el procedimiento completo.

Jacobo caería junto con toda su planilla.

Entonces deberán hacer encuestas reales o instalar un centro de votación para que los panistas elijan directamente a su candidato y una nueva planilla.

Esto ya sucedió en San Andrés Cholula donde la militancia tiró al candidato de Genoveva y eligieron a su auténtico abanderado.

Este es el escenario de un panismo que tuvo momentos culminantes, pero que hoy se está derrumbando.

Los gobiernos municipales corruptos y las imposiciones cupulares están desmoronando al PAN.
Esta es la realidad.

Redacción: Orbe, Bufete de Comunicación
findesemana99@gmail.com