Select Page

sab 12 jun 21 / Orbe / Como Patjane, ahora Tepole llega por la ola AMLO

LA ELECCIÓN 2021 FUE UNA COPIA, UNA CALCA DE LA JORNADA 2018.
EN TEHUACÁN VUELVE A GANAR LA OLA DE LÓPEZ OBRADOR.

Hay algunas personas que se pretenden acomodar en el próximo Ayuntamiento y quieren ver a Pedro Tepole Hernández como un “estratega”, como un “genio” de la política.

Así lo tratan y así lo veneran.

Nada más alejado de la realidad.
Eso no es cierto.

Considerar que Pedro es un “brillante”, un “destacado político” es crear una farsa, un mito.

Pedro Tepole al igual que Felipe Patjane es una persona sin convicciones, ni principios, ni congruencia ideológica.

Fue brincando de partido en partido hasta que llegó a Morena.

Portada impresa 1904; sábado 12 de junio de 2021

Pedro al igual que Felipe logró el triunfo porque va montado sobre la ola de López Obrador, que mantiene una gran aceptación en amplios grupos sociales.

A nivel nacional el efecto de AMLO sigue favoreciendo a Morena que obtuvo más gubernaturas.
Subrayamos: es un efecto nacional.

Pero en la esfera local Pedro realmente no convenció a la opinión pública de Tehuacán.

En la ciudad hay un gran escepticismo y desconfianza respecto a su persona y su próxima gestión.

Repetimos Tepole obtuvo una mayoría en las urnas, pero no convence a la opinión pública.

Hoy no hay un ánimo festivo en la sociedad, como si sucedió en 2004 con Francisco “El Pollo” Díaz o en 2018 con Felipe Patjane.
Aunque aquellas fiestas populares terminaron en desastres políticos.

Pero hoy, en 2021 ni siquiera hay ese ánimo festivo.

NI TEPOLE, NI ARACELI CELESTINO TENÍAN LA CERTEZA DE UNA VENTAJA.
POR ESO LANZARON UNA CAMPAÑA CONTRA ALATRISTE Y LUIS COBO.

La realidad es que ni Pedro Tepole, ni Araceli Celestino Rosas tenían la certeza de una ventaja electoral.

Por esta razón en redes sociales lanzaron una campaña contra Alatriste e incluso contra Luis Cobo Fernández,

Araceli tenía terror de que Cobo estando bajo un proceso penal le pudiera ganar la elección.

Con todo y que desde el día 9 de abril Luis está detenido aún así logró obtener 40 mil 521 votos, (con letra: cuarenta mil, quinientos veintiuno).

Por eso comenzaron a atacarlo una semana antes de la campaña, porque en realidad no tenían la certeza de que le pudieran ganar.

LA PANDILLA… QUE DIGA, LA PLANILLA DE TEPOLE.
SEGUIREMOS PUBLICANDO PERFILES DE LOS REGIDORES DE PEDRO.

Desde la campaña en FIN DE SEMANA publicamos el perfil de uno de los regidores de Pedro Tepole.

Pero hay más, hay mucho más sobre otros personajes de su equipo.
En concreto el futuro regidor de Obras Públicas merece una publicación especial.

La planilla de Felipe Patjane era de unos párvulos, unos niños inocentes, unos Boy Scouts en comparación a lo que viene.

Estamos ante una verdadera pandilla.

LOS CUATRO FACTORES DESFAVORABLES PARA ÁLVARO ALATRISTE.

Como oportunamente lo señalamos en ORBE la elección 2021 solo era de dos contendientes: Álvaro Alatriste versus Pedro Tepole.

Con Jacobo Aguilar Sánchez el panismo se desmoronó y estaba completamente desdibujado.
Sus posibilidades eran inexistentes.

La derrota de Álvaro Alatriste se debe a cuatro factores que en ORBE vamos a explicar en detalle.

PRIMERO.- EL PRI ESTÁ EN SU PEOR MOMENTO.
A NIVEL NACIONAL PERDIÓ OCHO GUBERNATURAS.

A nivel nacional el PRI está en su peor momento.

El terrible desgobierno de Enrique Peña Nieto, la corrupción, la voracidad que caracterizó a su administración se extendió y como una plaga se fue ampliando a otras regiones.

Peña Nieto permitió que toda una generación de políticos robaran a grados nunca antes visto.

Y ahí están los casos de Rosario Robles, Emilio Lozoya, Javier Duarte de Veracruz, César Duarte de Chihuahua, entre muchos otros.

Además tampoco pudo controlar la crisis de seguridad nacional.
La violencia avanzó incontenible.

El PRI de 2021 fue una pesada piedra para todos sus candidatos. Fue un efecto nacional.
Por eso el tricolor perdió ocho gubernaturas.

SEGUNDO.- EL DESGASTE QUE SUFRIÓ EN EL CUATRIENIO DE ERNESTINA FERNÁNDEZ FUE DESCOMUNAL.

Álvaro Alatriste y Ernestina Fernández: tiempos convulsos.

Apenas en 2018 terminó el cuatrienio de Ernestina Fernández Méndez, esposa de Álvaro Alatriste.

El desgaste político que el alvarismo sufrió en esos cuatro años y ocho meses fue descomunal y gigantesco.

Fueron casi cinco años de confrontaciones con el entonces gobernador Rafael Moreno Valle; un pleito político que desató tres controversias constitucionales; es decir tres pleitos ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Además la negativa de la Auditoría Superior del Estado (ASE) a reconocer los pagos que se le hacían a la empresa Olimpia, porque dicho contrato nunca fue avalado por el Congreso del Estado.

Ante el riesgo de que todos esos pagos fueran considerados como ilegales, el Ayuntamiento canceló de golpe todo trato con Olimpia, lo que provocó la mayor crisis de basura que haya visto Tehuacán.

Pero sobre todo el talón de Aquiles de ese cuatrienio, el gran “socavón” del alvarismo fue la Seguridad Pública.

En ORBE subrayamos que el inicio de la crisis de la criminalidad fue con Eliseo Lezama Prieto y sus policías delincuentes.

Ahí comenzaron los robos, los asaltos, las ejecuciones a plena luz del día; los secuestros como el de Cecilia Doger Amador.

Pero con Eliseo esa crisis de inseguridad duró un trienio y en el caso de Ernestina se prolongó por 4 años con 8 meses.

Después el caos delictivo de la ciudad alcanzó su punto crítico durante el año de gestión de Felipe Patjane cuando ocurrían hasta dos asaltos a cuentahabiente cada semana.

En esa misma etapa en una sola noche en diferentes momentos se registraron tres ejecuciones en la colonia Emiliano Zapata.

Pero Felipe solo estuvo en el cargo durante un año y luego fue detenido.

La percepción social se quedó con ese impacto de que el periodo de Ernestina Fernández y su esposo Álvaro fue de una terrible y desbordada delincuencia.

Lo cual fue completamente cierto.

La falta de una verdadera política de Seguridad fue la grieta que se convirtió en una fractura social en el proyecto de Alatriste.

TERCERO.- EL REPENTINO, BRUSCO Y DRÁSTICO DISTANCIAMIENTO DE ALATRISTE CON EL ENTONCES CANDIDATO MIGUEL BARBOSA.

El entonces Senador de la República Miguel Barbosa Huerta con el matrimonio Alatriste Fernández: la alianza que se diluyó.

Durante el cuatrienio de Ernestina Fernández Méndez el entonces gobernador Rafael Moreno Valle desató una enorme campaña en su contra.

Desde la Auditoría Superior y desde el Congreso del Estado se emprendieron medidas muy duras para tirar a la alcaldesa de su cargo.

En ese mismo periodo otra figura apareció en su defensa.

En varias, en reiteradas ocasiones el entonces Senador de la República Miguel Barbosa Huerta intervino en favor de Ernestina; puso abogados a su disposición; incluso habló con el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong para evitar que el palacio municipal de López Rayón fuera tomado en un operativo estatal.

Barbosa siempre tendió la mano al matrimonio Alatriste Fernández.

Pero después algo sucedió y cuando en 2018 Miguel se postuló como candidato a gobernador, los Alatriste abrieron una zanja de distancia.

Estas palabras son exactas: en 2018 hubo un repentino, brusco y drástico distanciamiento de los Alatriste con el entonces candidato Miguel Barbosa.

Y eso el actual gobernador nunca lo olvidó.

CUARTO.- ÁLVARO CONFIÓ DEMASIADO EN SU GENTE Y ALGUIEN FILTRÓ LA LISTA DE OPERADORES AL EQUIPO DE MORENA.

Dentro de los círculos políticos se sabe perfectamente que desde hace 20 años, concretamente desde el año 2001 Álvaro fue tejiendo una estructura política en las colonias y juntas auxiliares.

Se trata de líderes vecinales y personas adeptas, allegadas, cercanas a Alatriste.

Esos grupos sociales es lo que dentro de la esfera política se denomina “el alvarismo”.

Hay que decirlo, se trata del único político local que tiene una estructura propia.
Subrayamos: nadie, nadie más tiene un grupo político propio, independiente y autónomo.

Ese bloque llamado el alvarismo le dio el triunfo en 2001 y en el 2013 favoreció a su esposa Ernestina Fernández Méndez.

Pero esa estructura se rompió en 2021.

¿Qué sucedió?

Esta es la historia de un candidato que confió demasiado en su equipo cercano y alguien lo traicionó entregando información interna al bando de MORENA.

Y aquí en ORBE –siempre con información privilegiada–, lo vamos a describir en detalle.

Para cada día de precampaña y campaña Álvaro Alatriste dictaba una agenda.
En una hoja tamaño carta aparecía toda la agenda del día.

Este es un ejemplo:

Para el día 7 de mayo se programaba lo siguiente:
9 horas, visita a la colonia Las Palmas, coordina Panchita Jiménez (son nombres ficticios, solo para aludir a los operadores) y luego su número de celular.
11 horas visita a la colonia Observatorio, coordina Epifanio Martínez, con tal número de celular.
13 horas visita a la colonia Lomas de la Soledad, primera sección, coordina Luisa Castillo, con número de celular.

En cada una de esas hojas de agenda iban los nombres de los líderes vecinales, los aliados y operadores del alvarismo, con sus números de celular.

Cada día se tenía una agenda precisa con horas exactas, colonias a visitar y los operadores en esa zona.

Esa agenda solo circulaba entre el primer círculo de Alatriste; entre su equipo de campaña y algunos candidatos a regidores.
Solamente los más allegados.

Pues alguien de esa burbuja fue filtrando todas esas hojas de la agenda al otro bando, a la estructura de MORENA.

Pausada y discretamente los líderes del alvarismo comenzaron a recibir llamadas y la visita de parte del bloque contrario.

Se habla de fuertes, muy fuertes sumas de dinero que se repartieron para que aquellos que tenían una lealtad de años con Alatriste la rompieran y lo traicionaran.

Y la realidad es que se consumó esa traición.

Muchos líderes que fueron añejos aliados de Álvaro, salieron a votar el domingo 6 de junio, pero le dieron la espalda.

Este es un hecho completamente real y verídico.
El tiempo se encargará de arrojar más datos sobre esa traición que se dio al interior del mismo grupo alvarista.

Este cuarto factor fue el más determinante para cambiar el rumbo de la elección.

CON JACOBO AGUILAR SÁNCHEZ EL PANISMO PERDIÓ IDENTIDAD, DIGNIDAD Y CONGRUENCIA.

Jacobo Aguilar, tres derrotas electorales en seis años.

La elección no fue favorable para Álvaro Alatriste y como dijera Felipe Calderón en 2006: “Haiga sido como haiga sido” Pedro Tepole será el próximo presidente municipal de Tehuacán.

Pero otro desastre electoral lo representó Jacobo Aguilar Sánchez quien ya debe hacer un profundo examen de sus pretensiones políticas.

En la década de los 90 Jacobo Aguilar y su mamá la señora Sara Sánchez comenzaron a hacer reuniones en la colonia Zaragoza en favor de Willebaldo García de la Cadena. Eran sus “fans” y principales seguidores.

Siempre fueron priistas.
Jacobo Aguilar Sánchez fue presidente del Comité Municipal del PRI.

En el año 2010 fue devoto del candidato tricolor Javier López Zavala, pero cuando el priista perdió la contienda, de inmediato Jacobo cambió de camiseta y se fue a acercar al PRD que entonces operaba Miguel Barbosa Huerta.

El año 2015 Jacobo Aguilar por primera vez fue candidato a un cargo de elección popular.

Fue postulado por el PRD como abanderado a la diputación federal y perdió.
Fue su primera derrota.

Luego se alejó de Barbosa Huerta y se hizo incondicional del matrimonio Moreno Valle Alonso.
En 2018 buscó ser el candidato del PAN a la presidencia municipal de Tehuacán, pero Martha Erika y Rafael prefirieron al locutor René López Cárdenas.

Jacobo se tuvo que conformar con ser candidato a diputado local y entonces sufrió su segunda derrota electoral.

Ahora en 2021, Genoveva Huerta impuso a Jacobo como candidato a la presidencia y con esta jornada llega a su tercer descalabro en las urnas.

Lleva tres derrotas electorales en seis años.

LAS IMPOSICIONES DEL MORENOVALLISMO HAN ABATIDO AL PANISMO TEHUACANERO.

René Lezama Aradillas, René López Cárdenas y Jacobo Aguilar Sánchez.
El panismo sufre tres derrotas consecutivas a causa de las imposiciones.

Pero aquí vale la pena subrayar la descomposición, la degradación del panismo a causa de las imposiciones.

En el PRI es normal que un candidato salga ungido por dedazo, por una designación directa que llega desde Puebla o en ocasiones desde la Ciudad de México.

Pero el panismo tiene una tradición de democracia interna y procesos para la selección de sus candidatos.

A la llegada del morenovallismo toda esa tradición de respeto a las consultas internas se fueron al caño, al desagüe de la política.

Y aquí están los resultados.

En 2010 Eliseo Lezama resultó favorecido por la ola morenovallista.
Ahí inició una de las peores administraciones en la historia local.

En 2013 Rafael Moreno Valle estaba cansado de toda la torpeza, la incapacidad y los problemas que tuvo con Eliseo, por lo que decidió impulsar a quien consideraba un príncipe del panismo tehuacanero.

Así fue que llamó a René Lezama Aradillas quien puso una condición: no pasar por una consulta interna; rechazó una posible asamblea de delegados.

Lezama ya sabía perfectamente que una consulta interna la iba a perder.
En ese momento el cacicazgo panista ya mostraba claros síntomas de agotamiento.

Moreno Valle dio la orden de imponer a René y en ese momento la designación se convirtió en un agravio, una ofensa en contra de la verdadera base militante albiazul.

René encabezó una planilla que en realidad era una monarquía; sus candidatos se sentían duquesas, príncipes, barones y vizcondes.

El panismo no perdonó la imposición y lo castigaron en las urnas.

En 2018 nuevamente se dio una imposición, aunque disfrazada de consulta interna.

Los Moreno Valle colocaron al locutor René López Cárdenas –ajeno a la militancia–, y otra vez pasaron por encima de la dignidad blanquiazul.

A la salida de una fingida consulta interna las huestes comenzaron a gritar: “¡Voto de castigo, voto de castigo!”

Esa designación se convirtió en la segunda derrota consecutiva del panismo tehuacanero.

Ahora en 2021, la última morenovallista, Genoveva Huerta Villegas logro consumar la imposición del ex presidente del PRI, ex candidato del PRD y ahora panista Jacobo Aguilar Sánchez.

Desde un inicio la designación rompió, fracturó la identidad del panismo.
Con ese acto arrollaron la dignidad y la congruencia de la militancia.

El hecho de que un expresidente del PRI fuera el candidato del PAN fue una aberración para muchos militantes.

Primero en 2013 con Lezama Aradillas, después en 2018 con López Cárdenas y ahora en 2021 con Jacobo Aguilar el panismo tehuacanero suma tres derrotas electorales consecutivas.

Y todo a causa de las imposiciones.

La verdadera base militante tendrá que trabajar mucho para poder sacar a su instituto de este terrible socavón.

ESTE FUE UN BREVE RESUMEN DE LO QUE SUCEDIÓ EN LA ELECCIÓN 2021.

Esta es la información y el análisis que solo podrá leer en FIN DE SEMANA.
Es lo que sucedió detrás de la jornada electoral.
Nos leemos la próxima semana, aquí en ORBE versión web.

Orbe Bufete de Comunicación.
findesemana99@gmail.com