Select Page

Este es uno de los textos más difíciles que hemos escrito.
Con profundo pesar fuimos hilando estas palabras.

Al mediodía del martes 27 de abril supimos del lamentable deceso del Doctor Antonio Peralta Sánchez.
En cuanto se conoció el hecho, surgió una enorme consternación social.

Real y verdaderamente Tehuacán está de luto.
Múltiples, numerosas voces expresaron su pesar, su aflicción y sus condolencias.

El Doctor Antonio Peralta Sánchez no nació en Tehuacán, pero decidió hacer de esta ciudad su nuevo nido; aquí crecieron sus hijos y desarrolló su profesión.

Sus pacientes refieren el profesionalismo, la dedicación, la atención, pero sobre todo el humanismo y la sensibilidad con que siempre atendía a todas las mujeres que recurrían a su consultorio.

Peralta no solo era un médico, también era un consejero y un amigo de sus pacientes.

Fue un notable galeno, pero su profesión solo era una extensión de su calidad humana.

En su profesión fue ampliamente reconocido por sus colegas y toda la comunidad médica.

También fue deportista; jugada fútbol en la posición de defensa central en el equipo AMT (Asociación Médica de Tehuacán) que integraron diferentes profesionistas de la salud.

Su carácter afable, amistoso y sonriente lograron que tuviera muchos amigos en la Liga de Fútbol de Tehuacán AC.

Tenía una condición física privilegiada; era afecto a largas caminatas; frecuentemente recorría los cerros de la región o caminaba hasta Tecamachalco.

En un rubro aparte Peralta Sánchez participó en la política y en la administración pública municipal.
En el trienio de Álvaro Alatriste el galeno fue Regidor de Salud.

Logró que distintos especialistas de la ciudad prestaran sus servicios en el Hospital Municipal. Cuando llegó al cargo el nosocomio estaba en condiciones lastimosas y gestionó el equipamiento del quirófano y nuevas camas hospitalarias.

Pero sobre todo el doctor Peralta impulsó una medida que fue única a nivel nacional: la cartilla de la salud del hombre; que buscaba abatir los padecimientos de obesidad, diabetes y una detección temprana del cáncer de próstata.

En un trienio agitado y convulso el regidor Peralta se condujo, como siempre lo hizo, con pulcritud, honestidad, con decencia y una estrecha cercanía con la gente.

Portada 1898; sábado primero de mayo de 2021

Hace 27 años Don Jaime Arellano Sáenz conoció al Doctor Peralta y lo invitó a escribir en estas páginas; durante 27 años fue una pluma constante, firme, siempre aguda, comprometida con Tehuacán.

Y en ocasiones nos compartía momentos de humor cuando narraba la vida de “San Jeronimito” y sus personajes; una pequeña población llena de chuscas anécdotas.

A la par de sus colaboraciones en EL SEMANARIO DE TEHUACÁN surgió una especial amistad.
El Doctor Peralta siempre nos brindó su generosidad, sus palabras, sus consejos y su compañía en momentos difíciles.

Antonio Peralta Sánchez fue un agudo y dedicado escritor; de entre sus libros destacan “Los hombres mueren en silencio”, “Amapola”.

El sábado 9 de diciembre de 2017 se realizó la presentación de “Amapola” en el Complejo Cultural El Carmen.

Aquí le presentamos una galería de aquella especial ocasión, captada por el fotógrafo Paco Castro.

En meses recientes, a fines de 2020 publicó “El mar siempre el mar” cuya presentación se realizó por la aplicación Zoom ya que estábamos en plena pandemia.

En todos sus libros Peralta convoca y estimula a un encuentro del ser humano consigo mismo.

Sus libros hablan sobre valores universales: la familia, la solidaridad, la entrega a las altas causas del hombre.

En semanas recientes la salud de Peralta entró en un momento crítico.

Fue hospitalizado en la Ciudad de México y durante cerca de 20 días peleó por continuar. Su condición física, pero sobre todo su amor por la Vida lo hicieron luchar hasta el último minuto.

Lamentable y dolorosamente al mediodía del martes 27 de abril su corazón se detuvo.

A las pocas horas supimos del deceso y una profunda tristeza cubrió a Tehuacán.

Hoy lo despedimos desde estas páginas que siempre fueron suyas.

Expresamos nuestras condolencias y abrazamos a su esposa Alicia, su compañera de vida, a sus hijos, nuera, yerno, su pequeño nieto, así como a sus hermanos.

Solamente podemos decirle Gracias Doctor Peralta, gracias por toda una vida de entrega, de profesionalismo, de amistad y palabras generosas.

Siempre lo llevaremos en nuestro recuerdo.
Hasta siempre querido amigo.

Redacción: Orbe, Bufete de Comunicación
Fotos: Paco Castro
findesemana99@gmail.com