Select Page

Qué nos ocurre cada año con los propósitos e ilusiones que nos genera el iniciar un año nuevo, hacemos una lista a veces eterna, a veces salida de la realidad, pues en esa euforia soñamos con que todo lo podemos, pero del desear al actuar, al realmente completar las acciones que nos lleven a la meta, allí es cuando se nos presenta la utopía.

¿Por qué esperar a un fin de año para determinar nuestras metas?

La manera más sencilla de alcanzar una meta es escribir los pasos a seguir para llegar a buen término, y cada paso podría ser numerado como una meta más cercana, esto nos facilitaría el proyecto.

También se pueden poner metas para cada mes del año, y para cada semana, por ejemplo, cada lunes voy a ir al gimnasio a las 7 am, poner un día y establecer un horario facilitará que realmente nos enfoquemos en ello. Aquí comienza el reto real, tener la voluntad de llevar a cabo cada actividad agendada

Otra meta, este año viajare en julio, entonces las metas menores los pasos para ello, es comenzar por proyectar a donde voy, cuanto planeo invertir en mi viaje, entonces dividir el número de semanas que tengo que ahorrar, generar un presupuesto, para que con seguridad logre realizar mi viaje.

Salir de deudas, presupuestar cuanto debo, cuando quiero finiquitarlo y cada semana o quincena aportar lo que es requerido.

Eso es en realidad un buen propósito de año nuevo

Envío un fuerte abrazo, desando que la salud sea perfecta y los propósitos logrados.