Select Page

Portada / Tenorio Adame: la dignidad de la política.


Hablar del Maestro Antonio Tenorio Adame es hablar de la trayectoria de un tehuacanero que desde siempre se ha identificado con las mejores causas de la ciudad.

Tenorio surgió a la política a inicios de la década de los años 70, enfrentando cacicazgos y feudos regionales.

En aquel tiempo resultó triunfador en dos elecciones para diputado federal.
Aunque en sus orígenes militó en el PRI, siempre estuvo estrechamente identificado con la corriente izquierdista y sus grupos.

Es un político local que pudo llegar a las altas esferas de la izquierda mexicana.

Es una de las pocas personas que tuvo una estrecha amistad con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

En la Ciudad de México fue director de la Gaceta Parlamentaria, una revista que trataba temas históricos y legislativos. Sostuvo un diálogo fluido y constante con pensadores e intelectuales.

Portada 1895; sábado 10 de abril de 2021

Debe mencionarse y subrayarse que Antonio Tenorio Adame nunca utilizó la política para enriquecerse o buscar negocios al amparo del poder.

Siempre vivió -como lo hace ahora-, en la justa y honrada medianía de la que hablaba el presidente Juárez.

Es un hombre decente y respetable.

La decencia, los principios morales y éticos de Tenorio Adame cobran una relevancia especial en el crítico momento que atraviesa Tehuacán donde aparecen como candidatas figuras relacionadas con grupos delictivos, con organizaciones criminales de la región.

Este es uno de los momentos más difíciles de la historia reciente de la ciudad, porque estamos ante una encrucijada: votar por la decencia o por la delincuencia.

Tenorio Adame recibió la invitación del partido Movimiento Ciudadano, porque Morena no tuvo la visión, ni la inteligencia para convocarlo.

En lugar de eso llamaron a otras figuras que nunca tuvieron relación con Tehuacán y que solamente llegan con la intención de “ordeñar” a la ciudad.

Don Antonio ya es un hombre de la tercera edad, pero aún tiene la energía para hacer una campaña, pero sobre todo tiene la inteligencia, la lucidez y la honestidad para pedir el voto de los grandes sectores sociales.

En una época oscura para Tehuacán, Tenorio Adame regresa a la escena política para recordarnos que en algún tiempo hubo ciudadanos decentes, honorables y que siempre estuvieron dispuestos a servir a la ciudad. Y no a servirse, como pretenden muchos de los actuales candidatos.

Tenorio representa la dignidad de la política.

Redacción: Orbe, Bufete de Comunicación.
findesemana99@gmail.com