Select Page

orbe 1840; sábado 23 de marzo de 2019 / Con Miguel Barbosa la ciudad de Tehuacán tiene una oportunidad histórica.

LLEGÓ EL MOMENTO EN QUE LOS SECTORES REPRESENTATIVOS DE TEHUACÁN LEVANTEN LA VOZ ANTE EL FUTURO GOBERNADOR DEL ESTADO.

Portada 1840

Los grupos empresariales, los sectores representativos de Tehuacán tienen una oportunidad histórica.

Durante décadas la ciudad ha sido olvidada, marginada por los políticos de la ciudad de Puebla.
Hoy por primera vez en la historia, Tehuacán está a punto de tener un gobernador oriundo, originario de esta región.
Repetimos es una oportunidad histórica como nunca antes se había visto.

Tehuacán es un desastre.
La situación en materia de seguridad pública ya era grave, pero ahora es mucho, pero mucho peor.

Felipe Patjane anda con la cabeza en otros temas, pero no está gobernando la ciudad.
Él anda feliz con su festivalito.

Solamente dijo que costó 10 millones de pesos, pero no ha presentado un informe desglosado, no ha declarado cuáles son los gastos por evento.

Lo cierto es que están inflando los montos, las cifras.
A su debido momento se van a negar a presentar las facturas de los eventos.

La cifra de los 10 millones de pesos solo es un monto inventado.
Tal y como hicieron en el Festival del Mole de Caderas van a inflar los costos.

Felipe Patjane y su Regidora de Cultura Elba Nieves García piensan que su festival es un éxito.

La gente va a los espectáculos, pero realmente saben que Tehuacán está en medio de un desgobierno total y absoluto.

A Felipe le va a pasar lo mismo que a Eliseo Lezama.
Los ciudadanos iban y aplaudían a Susana Zabaleta y a Eugenia León.
Pero luego del espectáculo seguían repudiando a Eliseo, por el desastre de gobierno que tenía.

Si los empresarios quieren levantar la voz, éste es el momento de comenzar a exponer la verdadera situación de Tehuacán.

Miguel Barbosa Huerta no va a permitir las corruptelas y excesos de Felipe Patjane.
En varias ocasiones le leyó la cartilla, pero ahora, con todo el poder lo va a ahorcar.

Señores empresarios si van a hablar, éste es el momento.

LA CANDIDATURA DE MIGUEL BARBOSA HUERTA YA ERA UN HECHO QUE DESDE HACE SEMANAS HABÍAMOS ADELANTADO AQUÍ EN ORBE.

Luego del accidente aéreo del 24 de diciembre de 2018 en el que perdió la vida la gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo, tuvieron que pasar unos días para que se reacomodara el juego político.

Luego de unos días Miguel Barbosa Huerta afirmó que volvería a buscar ser el candidato de Morena a la gubernatura de Puebla. Poco después Yeidckol Polevnsky, la lideresa nacional de Morena declaró que nuevamente Barbosa sería el candidato.

Y aquí en ORBE lo explicamos de manera sencilla, con “palitos y bolitas”.

La señora Yeidckol es el brazo derecho de López Obrador para temas del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

El líder absoluto en ese partido es AMLO, pero como ya es presidente deja que los temas electorales los vea directamente la dirigente Polevnsky.
Lo publicamos una y otra y otra vez.

Si la presidenta nacional de Morena declara que Miguel Barbosa volverá a ser el candidato de Morena es porque ya recibió el visto bueno, ya fue aprobado y “palomeado” por el jefe máximo.

Lo repetimos en este espacio: la señora “no se va a brincar las trancas” declarando algo que no vaya de acuerdo con el parecer del presidente de la República.

Era un tema de primaria política.
Era un asunto elemental.

Pero ya saben, hay personas que no entienden de política.
Nada más se van con el rumor sin hacer análisis.

Alejandro Armenta Mier fue recibido varias veces por Felipe Patjane, porque el edil de Tehuacán pensó que sería el próximo candidato.

Al hacer esto traicionó, le dio la espalda, apuñaló a su benefactor Miguel Barbosa Huerta.

LAS TRES TRAICIONES DE FELIPE PATJANE A MIGUEL BARBOSA.

Felipe Patjane y el verdadero cerebro del Ayuntamiento, su papá, Sergio Patjane Ceja.
Foto cortesía El Popular.

Y también aquí en ORBE explicamos que no fue una, sino tres las traiciones que Felipe hizo en contra de Miguel.

Barbosa ya le había leído la cartilla a Patjane sobre Eliseo Lezama Prieto. Claramente le dijo que no debía hacer alianzas con ese corrupto y ladrón.

Pero Felipe siguió los consejos de su papá, Sergio Patjane Ceja y amarró un acuerdo con Eliseo. Por eso ahí están todos los panistas eliseistas ocupando altos cargos, por cierto cargos inventados en el Ayuntamiento.

Y lo vamos a decir con todas sus palabras: Miguel Barbosa aborrece, detesta a Eliseo y a su gente.

Esa fue la primera traición de Patjane.
Luego vendría la segunda.
En el conflicto poselectoral entre Martha Erika Alonso y Barbosa Huerta, el edil de Tehuacán se cruzó de brazos.
Nunca apoyó realmente a Miguel.

Solamente declaraba: “Con gobernador o con gobernadora seguiremos trabajando por Tehuacán”. En el fondo Felipe esperaba la derrota de Miguel, para ir a refugiarse con Martha Erika.

Ese también fue otro de los consejos de su papá.
En realidad la señora Alonso Hidalgo nunca tomó en cuenta a Patjane.
De hecho ni siquiera lo invitó a su toma de protesta.
Esa fue la segunda traición de Felipe.

Finalmente la tercera fue el abierto, el declarado romance entre Patjane y Alejandro Armenta.
Hay fotografías y videos de todas las reuniones que entablaron.

Y ahora Barbosa es el ganador del proceso interno de Morena, nuevamente será el candidato a la gubernatura.

Todas las encuestas serias y formales aseguran que Morena tiene una ventaja de 3 a 1 sobre el PAN. Enrique Cárdenas el candidato del PAN nada tiene que hacer en esta elección.
Solo hará un triste show.

La verdad es que Barbosa prácticamente tiene la gubernatura en la bolsa.
Y Felipe Patjane va a sufrir. Anótelo usted estimado lector.

COLUMNA CÚPULA ESTATAL.
ENRIQUE CÁRDENAS FRENTE A LA TRAMPA DE LA SIMULACIÓN.

Enrique Cárdenas Sánchez

Corría el sexenio de Felipe Calderón; el visceral y arrebatado Gustavo Madero Muñoz era el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN.

Durante los meses previos a la imposición de María Luisa ‘Cocoa’ Calderón como candidata a la gubernatura de Michoacán, el líder albiazul ofreció una entrevista en la que declaró: ‘Los procesos internos son el resorte que impulsa nuestras candidaturas’. Evidentemente el chihuahuense nunca creyó en la nominación de la hermana de Felipe.

Profundo conocedor de las entrañas, las formas y la liturgia del panismo, Madero dejó impresa esa regla de oro: ‘Los procesos internos son el resorte que impulsa nuestras candidaturas’.

En horas recientes el académico Enrique Cárdenas Sánchez se registró por una coalición encabezada por el PAN a la que se sumaron PRD y Movimiento Ciudadano.

Pero no deben olvidarse las primeras reacciones que desató su nominación.

Ahí están las cuentas de twitter de Blanca Jiménez, Jesús Giles, Marcelo García Almaguer, Javier Lozano Alarcón, entre otros.

La realidad es que Cárdenas no es panista y llega por una imposición que atropella un auténtico proceso interno.

Enrique nada puede entender de estas líneas: no es político, nunca lo ha sido.
Conoce los temas de actualidad porque lee los medios de comunicación; pero jamás ha tenido ni la más pequeña tarea en la administración pública.

Desconoce todo lo referente a las formas, los ritos del panismo dogmático y también es ajeno a las componendas del neopanismo y en concreto a los usos del morenovallismo.

Es como un niño de primaria que entra al vestidor de un equipo de fútbol y piensa que por entrar ya pertenece a la escuadra.

La lectura es tajante: la ‘marca PAN’ atraviesa por un bache enorme.
Tardará años en recuperarse. Los cuadros dirigentes, la élite azul sabe perfectamente que ésta es una elección perdida.

Pero aun así hubieran participado en el juego si el candidato fuese un auténtico militante.
Y Cárdenas no lo es.

El panismo poblano puede dividirse en tres grandes grupos.

Primero la base militante, aquellos que son panistas de camiseta, ciudadanos independientes que no viven de la política.

Segundo: el panismo dogmático y ortodoxo.

Y en tercer lugar el neopanismo donde encajan los grupos aún afines al morenovallismo.

Primer frente. El verdadero panismo, la base militante, las clases medias que tienen la playera azul bien puesta nunca lo apoyarán.

Por las razones que son públicas: no es panista; fue un crítico del albiazul y porque llega atropellando un proceso interno que aunque pequeño era legítimo.

Segundo grupo. Para el panismo dogmático, ortodoxo, para el Yunque y sus grupos satélites la presencia de Cárdenas nada representa.

No es uno de los suyos, es más, representa la antítesis de sus preceptos ideológicos.

El economista brinca a Morena, luego salta a su intentona de ser independiente y finalmente cae como candidato del PAN.

Para los ideólogos del panismo poblano Cárdenas no es más que un oportunista.

Vamos al tercer bloque. Para los grupos pragmáticos, para el neopanismo y los círculos que aún son afines al morenovallismo impulsar a Cárdenas es una tarea inútil.

Saben perfectamente que no tiene posibilidad alguna de triunfo. Apoyarlo sería tarea vana y estéril. Estos grupos están acostumbrados al juego de apostar a lo seguro, de obtener ganancias políticas.

Repetimos son pragmáticos y no van a involucrarse en una aventura sin pies, ni cabeza.

¿Entonces cuál es el futuro de la candidatura del economista?
Irremediablemente Cárdenas está destinado a caer en la trampa de la simulación.

Tanto el panista de a pie, como el ideólogo del Yunque e incluso el agente morenovallista lo van a saludar, le darán un apretón de manos y un abrazo; le prometerán el voto.

Pero en cuanto den la media vuelta lo van a ignorar.
Simplemente ningún grupo se casará con él.

Todos jugarán el viejo rol de la simulación.
Pero Cárdenas no se dará cuenta hasta el día de la jornada electoral.
Al tiempo.

COLUMNA CÚPULA NACIONAL.
RICARDO MONREAL CRUZA EL RUBICÓN EN SU DESAFÍO A AMLO.

Ricardo Monreal Ávila

‘Alea jacta est’ (La suerte está echada); el término data de la Roma clásica, cuando Julio César atraviesa el río Rubicón con sus legiones, en ese momento ya no había marcha atrás.

En los últimos meses hemos visto a un Alejandro Armenta arrebatado, desbordado como nunca antes.
Por momentos fuera de sí.

Pero las expresiones y acciones del político de Acatzingo solo son el reflejo de la exaltación con que se conduce Ricardo Monreal Ávila.

La realidad es que el zacatecano es el agente que los adversarios del presidente López Obrador están utilizando dentro de la estructura de Morena.

Cada vez que AMLO habla de los conservadores, sus antagonistas, se refiere a esa oligarquía financiera, a la plutocracia mexicana que está operando una estrategia para empañar su gobierno.

No tienen la fuerza para desestabilizar y mucho menos tirar al régimen. Por eso a lo único que pueden aspirar es a empañarlo, ensuciarlo, demeritarlo.

Lo apuntamos hace unos días, la guerra por el 2024 ya comenzó.

No podrán ir muy lejos, el mandatario está dispuesto a exhibirlos y desenmascararlos.

La denuncia presentada por Santiago Nieto por la ‘guerra sucia’ es la prueba de que Andrés Manuel no permitirá esos golpes desde las sombras.

Los nombres de los adversarios del presidente son conocidos de manera pública; el frente se construyó desde el ‘Consejo Mexicano de Negocios’.

Ahí están Coppel, Alejandro Ramírez, Germán Larrea, Eduardo Tricio, Claudio X. González, Alberto Bailléres, entre otros grandes capitales.

Debe subrayarse que ese es el frente que abiertamente enfrenta al ejecutivo.

Pero desde el interior de Morena hay un agente que también está operando en contra de su propio líder.

López Obrador – Ricardo Monreal.

Desde que Ricardo Monreal Ávila perdió el proceso interno en la Ciudad de México comenzó a incubar un velado, un reservado resentimiento en contra de Andrés Manuel.

Con el tiempo la oscura inquina se ha vuelto visible.

Monreal quiere convertirse en el candidato de Morena en el 2024 y para ello está abierto a negociar con quien sea, hasta con los enemigos del Peje.
Por supuesto está dispuesto a enfrentarse hasta con el mismo presidente de la República.

Y es que pese a toda la animadversión, la tirria que se han volcado sobre la 4T, la realidad es que la oposición no tiene figuras fuertes rumbo al 2024.

El panismo está decapitado, su único líder Marko Cortés es un dirigente débil, carente de carisma y sin estrategia.
Ni remotamente podrá llegar a la carrera presidencial.

Por su parte el gobernador Javier Corral quedó rebasado y avasallado por la problemática de su estado.

El PRI solamente tiene dos cartas: el bloque tecnócrata apuesta por el retorno de José Antonio Meade, en tanto que el frente político cree que Osorio Chong tiene posibilidades.

De ahí en adelante ¿Qué otras cartas tiene la oposición?

Los años de brutal desgaste tricolor y albiazul llevaron a esos partidos a la inanición, a la agonía de cuadros y protagonistas.
Lo cierto es que no tienen figuras para contender en el 2024.

Por eso la oligarquía financiera busca un morenista mercenario, un agente que ya esté dentro del partido lopezobradorista y que pueda servir a los intereses de la plutocracia.

No buscarán por mucho tiempo.
Ricardo Monreal Ávila tiene guardado ese reservado resentimiento.

Además, jamás he negado las negociaciones que entabla en los pasillos del Senado.

En su momento entró en componendas con el finado Rafael Moreno Valle y ahora -sin pudor y sin rubor-, se reúne a pactar con Osorio Chong o con Mancera.

En realidad el zacatecano no tiene lealtad, ni gratitud hacia López Obrador. Y si fuera necesario está dispuesto a enfrentarlo.

Con esos rasgos de personalidad no tardará en convertirse en el candidato de Claudio X. González, Alejandro Ramírez y toda la élite financiera.

De ésta manera tendría recursos ilimitados en su puja por llegar a la carrera presidencial del 2024.
Ya ha demostrado en incontable número de ocasiones que, sin problema, puede sentarse a negociar con los enemigos de López Obrador.

¿Por qué no habría de hacerlo con quienes le ofrecerán pagar su campaña con tal de que les sirva de la manera en que están acostumbrados?

La intención de Monreal es la de crear un cártel de gobernadores; un semilleros de ejecutivos estatales que sean su plataforma rumbo al 2024.

La tarde del domingo 17 de marzo Ricardo fue citado al Palacio Nacional.
Ahí la esposa del mandatario se permitió participar en la reunión.
Se le leyó la cartilla.

Pero es poco probable que el legislador entre en cordura.
Tarde o temprano arrancará su proyecto personal.
Él ya cruzó el Rubicón y no tardará en demostrarlo.

Redacción: Orbe, Bufete de Comunicación
findesemana99@gmail.com