Select Page

SIGUE LA CRISIS EN EL PANISMO TEHUACANERO.
DEJARON FUERA DE LA PLANILLA A LUIS MIGUEL ABASCAL HERRERO.

Lo que está sucediendo en el panismo no tiene antecedente.
Es algo que nunca se había visto.
El panismo tehuacanero se está fracturando de manera acelerada.
Va en ruta y rumbo a una grave descomposición.
Previamente a los días en los que se conformó la planilla de René López Cárdenas, hubo dos líderes y militantes del albiazul que expusieron su interés en convertirse en candidatos a regidores.
Luis Miguel Abascal Herrero y Fabián Correa Reyes externaron su interés en ser incluidos en la planilla.
Esta solicitud la hicieron en base a su militancia y trayectoria dentro del albiazul.
De hecho Abascal fue el suplente del locutor René López Cárdenas en la contienda interna que se llevó a cabo y en la que participaron Rubén Huitrón López, Jacobo Aguilar Sánchez y Eliseo Lezama Prieto.
Era esperado que Luis Miguel se convirtiera en el primer candidato a regidor.
Sin embargo siguen las pugnas y las divisiones internas.
Y esto generó que Luis Miguel Abascal y Fabián Correa Reyes quedaran fuera de la planilla.
Abascal se perfilaba como candidato a primer regidor, pero en su lugar quedó la señora Sara Sánchez, mamá de Jacobo Aguilar Sánchez.
Como es del conocimiento de los lectores, la señora Sara Sánchez tiene toda una vida como simpatizante del PRI… pero ahora es la primera regidora en la campaña del PAN.
Así están las cosas en el panismo.

COLUMNA CÚPULA ESTATAL
CÁRTEL JALISCO DECAPITA AL JUNIOR CHUCHO MORALES.

Desde su surgimiento han mostrado una evolución constante, expansiva, incontenible.
El Cártel Jalisco Nueva Generación es la organización criminal del sexenio.
Existen indicios de sus reacomodos en la administración de Felipe Calderón, pero nunca crecieron como ahora.
Hace un par de días circuló la noticia un motín de reos en el penal de La Toma, Veracruz; un centro penitenciario que tiene mil 300 reclusos; de manera extraoficial se sabe que la prisión es escenario de una pugna entre el Cártel Jalisco y Los Zetas.
La madrugada del lunes 2 en otro extremo del país, en Jalostotitlán, Jalisco un grupo de sicarios se enfrentó a policías durante más de tres horas.
El resultado oficial fue de ocho caídos, aunque pobladores afirman que pudieron ser más de 20.
En ambos escenarios el Cártel Jalisco es el protagonista principal.
La misma organización que ahora con total desfachatez y en un abierto desafío hace su entrada en Puebla y se permite guiñarle al gobierno estatal, al tiempo que amenaza con una purga de delincuentes comenzando con ‘El Cachetes’ y ‘El Bukanas’.
Desde hace meses comenzaron a aparecer ese tipo de amenazas de la delincuencia organizada y el Secretario de Seguridad Pública nada ha hecho por detener la incursión del cártel más sanguinario del país.
Hace unas semanas preguntamos:
¿Con qué grupo productivo se ha reunido ‘Chuchito’ Morales?
¿Con los cafeticultores de Xicotepec de Juárez?
¿Con los tianguistas de San Martín Texmelucan?
¿Con los maquileros de Tehuacán o con los comerciantes de verduras de Huixcolotla?

Y ya que abordamos las áreas productivas también habría que preguntarnos:
¿Qué carreteras vigila el titular de seguridad?
¿La carretera de Zacatlán a Chignahuapan?
¿La de Acatlán de Osorio a San Juan Ixcaquixtla?
¿O la de San Salvador El Seco a Libres?

Porque basta recorrer las carreteras poblanas para percatarse de que es más fácil ver un meteorito que una patrulla de la Policía Estatal.
El Cártel Jalisco Nueva Generación ya está en Puebla y lo más probable es que su guiño coqueto al gobierno sea una señal privada para el Secretario de Seguridad Pública Jesús Morales, quien no mueve un dedo para contener esa incursión en la entidad.
Y es que la pasividad de Morales es por demás sospechosa.
El policía de escritorio solo hizo funciones de acompañante de la Marina en los operativos quirúrgicos de Encrucijada, Chipilo o Cañada Morelos.

En horas recientes la Fiscalía General del Estado afirmó que el homicidio de Meztli Sarabia se debió a su negativa a pagar ‘derecho de piso’; es decir, una extorsión del crimen organizado.
Pero el funesto Carrancá aún no se atreve a declarar cuál es la organización que ejecutó a la lideresa popular. No sería improbable que fuera el mismo Cártel Jalisco.
Lo que es cierto es que las narcomantas revelan que el junior Jesús Morales es insostenible en el cargo. La entrada del crimen organizado evidencia la incapacidad del titular de seguridad, quien simplemente no tiene la estatura para dirigir la dependencia que debe velar por la integridad de los poblanos.

La remoción de Morales Rodríguez debe ser una prioridad para el gobierno estatal, antes de que sigan apareciendo cuerpos desmembrados en San Martín Texmelucan.
‘Chuchito’ simplemente no puede con el paquete y mucho menos en este aciago momento de la historia de Puebla.
Lo ideal es que el mandatario Gali Fayad pida a los Secretarios de la Defensa y Marina una propuesta para designar un nuevo titular de seguridad.
Alguien que tenga la capacidad de coordinar esfuerzos con los frentes castrenses.
El Cártel Jalisco Nueva Generación amenaza con ir por ‘El Cachetes’ y ‘El Bukanas’, pero mientras tanto ya decapitó la carrera policiaca del junior Morales, quien una vez terminada su función no volverá a tener chamba en Puebla.
Al tiempo.

CÚPULA NACIONAL
LÓPEZ OBRADOR 2018: ENTRE LA SEMIÓTICA Y LA ‘AMLODIPINA’.

En el México contemporáneo pocas campañas presidenciales iniciaron con una ventaja de este calado. Tan solo de arranque López Obrador lleva una preeminencia que parece imbatible.
El reto de Ricardo Anaya será acortar este margen; en tanto que el desafío de Meade será bajar a Anaya para colocarse en segunda posición y desde ahí operar el mayor fraude electoral que se haya visto en este país.
La realidad es que poco pueden hacer los abanderados del PAN y del PRI, junto con sus respetivos aliados, para abatir las zancadas con las que adelanta el tabasqueño.

 

En los próximos cuarenta y cinco días Ricardo Anaya será sometido a un bombardeo extremo; una verdadera carnicería. Si para la segunda o tercera semana del mes de mayo, el PRI de Peña Nieto no puede desbarrancar a Anaya, entonces dejarán de verlo como su gran adversario para convertirlo en su principal aliado.
La ‘nomenklatura’ tricolor hará todo lo posible por hundir al queretano, pero si para el 15 de mayo no lo logran, entonces cambiarán de estrategia. Abandonarán a su candidato, dejarán a José Antonio Meade, para impulsar con toda la fuerza del Estado al panista.
Cuando la tecnocracia peñista vea inminente y consumada la derrota del tricolor, darán un viraje de 180 grados y comenzará a apoyar a Anaya. Es decir cambiarán de barco, pero seguirán en la misma ruta de los proyectos neoliberales.

 

Harán todo lo que sea necesario con tal de impedir el ascenso de López Obrador.
Las estrategias en contra del candidato de Morena no variarán mucho.
Prácticamente seguirán la vieja receta del español Antonio Solá: ‘López Obrador es un peligro para México… Representa un grave riesgo para las inversiones nacionales e internacionales… Provocará una fuga masiva de capitales… Hará de México una copia de Venezuela… Les quitará sus casas a las familias de clase media para dárselas a los pobres…”
El argumento será el mismo; el paquete envenenado no cambiará, solo variarán las envolturas y los emisarios.

 

Pero en una mesurada toma panorámica del escenario político nacional debe reconocerse que el principal enemigo de López Obrador sigue siendo López Obrador.
Sus reacciones, sus declaraciones espontáneas, sus característicos arrebatos son los que ponen en sobresalto a algunos sectores de la sociedad mexicana.
Este Andrés Manuel de 2018 sin duda es muy diferente al de 2006 y 2012.
Muestra mayor madurez, estabilidad, equilibrio. Pero aún no es suficiente.
Es claro que ya quedaron superadas aquellas etapas del ‘Ya cállate chachalaca’ o ‘Al diablo con sus instituciones’.
Pero aún falta mucho para llegar a un discurso histórico; todavía no llega a la lingüística propia de un estadista.
Si los dos asesores de AMLO quieren mantener la ventaja que presenta, deben conminarlo a tomar las tesis de la lingüística y la semiótica; las ciencia del lenguaje y de los signos culturales, incluidos los políticos.
Cuando Andrés Manuel habla de romper las reformas estructurales, comenzando con la energética y revisar a fondo los contratos con empresas estadounidenses, asiáticas y europeas desata una enorme expectación en los mercados internacionales.
En este renglón, AMLO debe dejar la arenga del templete para preparar discursos dirigidos a los mercados internacionales.
César Yáñez Centeno, vocero de Morena, tiene la costumbre de convocar a improvisadas ruedas de prensa en las escaleras de los templetes.
Yáñez olvida las tesis que apuntan ‘El medio es el mensaje’ y ‘La forma es fondo’.
Abordar la abolición de las reformas estructurales en una rueda de prensa banquetera es un error lamentable.
Frente a transformaciones que implicarían revisar y eliminar las reformas más importantes de la historia reciente, los mensajes, los discursos de López Obrador deben ir dirigidos a la prensa internacional, a Wall Street, a la Unión Europea, a los mercados globales.
Andrés Manuel tiene la oportunidad ser el parteaguas histórico de una izquierda latinoamericana nacionalista, defensora de la autonomía, pero al mismo tiempo abierta a inscribirse en el marco de la globalización.
Es decir defensa de la soberanía nacional, pero sin ruptura con los mercados e intereses internacionales.
AMLO debe buscar, solicitar, pedir formales entrevistas con ‘Wall Street Journal’ y con ‘Financial Times’, directamente en sus oficinas centrales.
Y con esto estaría enviando el mensaje de que la defensa de la soberanía no está confrontada con la apertura a la globalización.
La elección en México está bajo los reflectores de los mercados.
Y esta batalla no se va a ganar con una mesa redonda organizada por Milenio, por cierto, misma que parecía más un palenque que un diálogo periodístico.
El candidato de Morena debe comenzar a hablarle al mundo, asistiendo a las redacciones de los diarios que son el termómetro financiero de las naciones: WSJ y FT.
Pero sobre todo Andrés Manuel debe sostener ante los mercados internacionales que un país en llamas nunca será una buena inversión.
El régimen de Peña Nieto colocó a México en el preámbulo de algunas naciones africanas que sometidas el saqueo indiscriminado quedaron convertidas en estados fallidos.
Llegó el momento en que ‘El Peje’ haga uso de la lingüística política propia de un estadista.
Este es el momento en que debe acercarse a la semiótica de Umberto Eco y alejarse un poco de la ‘Amlodipina’.

Redacción: ORBE, Bufete de Comunicación
findesemana99@gmail.com