Select Page

portada 1762

Tendrán que pasar años, tal vez décadas, para que Tehuacán se percate de la oportunidad histórica que se perdió.

Miguel Barbosa Huerta es el primer político de la región que llega a las altas esferas del poder político nacional. Y además ha hecho un papel destacado y brillante.
Aquí en FIN DE SEMANA siempre ofrecimos una fiel crónica de los vuelos que alcanzó Barbosa y cómo en sus eventos reunía a la plana mayor de la política nacional.
El Senador siempre lo sostuvo; él buscaría convertirse en gobernador del estado de Puebla. Sin embargo en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) no podía llegar por la debilidad de ese instituto.

Por esta razón decidió hacer un viraje dentro de la misma izquierda rumbo al partido que ofrece más posibilidades; el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).
Por supuesto Andrés Manuel López Obrador lo recibió con los brazos abiertos y le dio un lugar especial en el equipo de MORENA.

Pero luego salió el verdadero espíritu de AMLO; su devoción por las imposiciones.
Hasta el cierre de esta edición de FIN DE SEMANA todo indica que el candidato a la gubernatura será Enrique Cárdenas Sánchez, quien es un Doctor en Economía de la Universidad de Yale y exrector de la Universidad de las Américas. Es decir, se trata de un académico, un teórico y un desconocedor de la política.
Con esta imposición MORENA en Puebla va rumbo a un desastre electoral.

Y esto no solo ocurre en el estado de Puebla; también en la Ciudad de México los caprichos de López Obrador están causando graves, muy graves problemas.
La unción de Claudia Sheinbaum fue una designación oscura, carente de transparencia y claridad. Esto está provocando una fractura de grandes dimensiones con Ricardo Monreal.
Si esta ruptura se profundiza Andrés Manuel López Obrador puede olvidarse de ganar la Ciudad de México y con esto todo el proyecto presidencial se derrumbará y se irá al caño.

En Puebla si AMLO sostiene su capricho de imponer a un académico como Enrique Cárdenas que es un perfecto desconocido, esto llevará a MORENA a una estrepitosa derrota.
Con este acto de desplazar, de eliminar del juego al Senador Miguel Barbosa Huerta, pierde Puebla, pierde Tehuacán una oportunidad histórica y por supuesto también perderá MORENA.

Mientras tanto nos quedamos con este concepto: por un capricho de López Obrador Tehuacán pierde la oportunidad histórica de tener un gobernador originario de esta región.
Estimado lector: ¿Se imagina cómo le hubiera ido a Tehuacán si Barbosa llegara a la gubernatura?
Solo imagínelo.

¿QUIÉN ES EN REALIDAD EL JEFE POLICIACO DE TEHUACÁN? ¿QUIÉN ES EN REALIDAD MARCO ANTONIO LÓPEZ ALFARO? ¿CÓMO FUE QUE LLEGÓ? ¿PORQUÉ ESTA EN ESTA CIUDAD? r 815

Marco Antonio López Alfaro

Hay temas en los que conviene tener una memoria especial
Corría el año 2010. Montado sobre el “fenómeno Moreno Valle”, el candidato del PAN  la presidencia municipal de Tehuacán, Eliseo Lezama Prieto obtenía la victoria frente a Marco Antonio Balseca Romero.

Hoy, a siete años de distancia, Tehuacán esta en la peor y más desastrosa crisis de Seguridad Pública que se haya visto en la historia. Homicidios a todas horas y en todos los puntos del municipio, levantones, secuestros, mujeres desaparecidas, robos, asaltos en los cuatro puntos cardinales.
Pero también debe aclararse que esta ola de violencia no comenzó con el gobierno que encabeza Ernestina Fernández Méndez.

Estos tiempos de violencia y criminalidad comenzaron precisamente con el Ayuntamiento de Eliseo Lezama Prieto.
Y como en tantos y tantos temas de la vida pública de Tehuacán solo aquí en FIN DE SEMANA se publicaron los motivos reales de esa ola de violencia que entonces iniciaba.
Lo dijimos con todas sus palabras: Eliseo Lezama y Raúl Arandia Jiménez trajeron policías delincuentes a Tehuacán.
Y ahí estaba entre esa camada de policías coludidos con el hampa un sujeto que los tehuacaneros conocen perfectamente; se llama José Tlachi Meneses. El mismo que hoy esta convertido en jefe policiaco en la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Puebla.
Además de esos policías delincuentes Eliseo también trajo a dos guardaespaldas, cuyos nombres nunca se conocieron en realidad. Solo eran conocidos por sus apodos: ‘el caballo’ y ‘el tucán’. No debe olvidarse que el guarura conocido como ‘el caballo’ fue quien agredió al conocido tehuacanero Manuel Bueno, le sacó una pistola y se la puso en la cara.

Hay que decirlo como lo dijimos en esos años: todos los policías municipales tenían órdenes de obedecer las órdenes de ‘el caballo’ y ‘el tucán’. Los obedecían como si fueran grandes generales.
El mismo José Tlachi Meneses obedecía las órdenes de esos guardaespaldas de Eliseo.
Todo ese grupúsculo de policías y guaruras delincuentes que trajo Eliseo Lezama Prieto fueron los que abrieron las puertas de Tehuacán a nuevos grupos criminales.
Los ciudadanos con memoria deben recordar que con Eliseo comenzó esta ola de criminalidad.
Dos marchas ciudadanas se hicieron en contra de su Ayuntamiento por la delincuencia que apenas comenzaba.

Y ahora con esta administración de Ernestina Fernández Méndez esos grupos delictivos han llegado a niveles de violencia nunca antes vistos en Tehuacán.
Hay que decirlo con todas sus palabras: la delincuencia está al tope.
Pero todo esto comenzó precisamente por traer policías ajenos, extraños, completamente desconocidos para los tehuacaneros.

Esto es precisamente lo que debemos aprender de la historia reciente de Tehuacán: traer policías fuereños y desconocidos puede tener efectos terribles y devastadores para la ciudad.
Ya lo vimos. Ahora lo estamos presenciando.

Esto viene a cuentas porque hace unas semanas, concretamente el martes 23 de mayo llegó a Tehuacán un sujeto, completamente desconocido que se llama Marco Antonio López Alfaro.
Este sujeto no es de Tehuacán. Nunca en toda su vida había pisado esta tierra.
No tiene ni relaciones, ni conocidos en esta ciudad.
Se dice que es un oficial retirado de la Fuerza Aérea Mexicana. Y en Tehuacán, de un día para otro, fue nombrado Director de Seguridad Pública Municipal.
Así, un día llegó y a la semana ya lo habían nombrado jefe policiaco. Y las preguntas son inevitables y forzosas:

¿Pero por qué llegó a Tehuacán?
¿Por qué precisamente a esta ciudad?
¿Por qué en unos cuantos días fue nombrado Director de Seguridad Pública?

Una versión extraoficial, un rumor, un murmullo que circula en los corredores del Palacio Municipal de López Rayón asegura que Marco Antonio López Alfaro es un recomendado del gobernador Tony Gali Fayad.
Esto es completamente falso.

Hace unas semanas el gobernador Gali estuvo en Tehuacán en una de las visitas más breves que ha tenido un mandatario. Solo estuvo 20 minutos para inaugurar las oficinas del Infonavit, en lo que fuera el teatro cine Morelos, en la calle 2 Oriente.
Su visita solo duró 20 minutos.
Pero antes de regresar a la ciudad de Puebla tuvo una reunión privada con ocho tehuacaneros. El encuentro fue en un salón al norte de la ciudad. Cerca del aeropuerto.
Ahí, quienes hacemos ORBE tuvimos la oportunidad de cruzar unas palabras con el gobernador Tony Gali, quien desmintió que él hubiera recomendado al nuevo jefe policiaco Marco Antonio López Alfaro.  

Entonces… ¿Quién lo recomendó en realidad? ¿Quién lo trajo? ¿A quién representa?
Nadie sabe.
Lo que sí es un hecho completamente cierto es que desde la entrada de Marco Antonio López Alfaro la delincuencia y la violencia se incrementaron de manera abrupta, precipitada.
Desde que llegó López Alfaro comenzaron los cristalazos en la madrugada a comercios que están en el corazón, en pleno centro de Tehuacán.

Desde que llegó López Alfaro comenzaron las ejecuciones en grupo.
Crímenes de una crudeza extrema, como es el caso en concreto del quíntuple homicidio de San Lorenzo Teotipilco. Y también el doble asesinato en la colonia La Paz (zona de la colonia Granjas de Oriente).
Esto es lo que ha traído Marco Antonio López Alfaro a Tehuacán.
Un sujeto que no es tehuacanero, que nunca vivió en la ciudad, que no tiene nexos familiares.
Es un policía que de la noche a la mañana llegó. Y con su presencia la violencia se desbordó.
Esta es la realidad.

Y EL BRAZO DERECHO DE MARCO ANTONIO LÓPEZ ALFARO ES OTRA FICHITA… SE LLAMA HERIBERTO QUITZAMÁN.

Después del Director de Seguridad Pública Municipal el segundo oficial responsable de la policía es el Coordinador Operativo.
Este cargo también estaba acéfalo. Con la llegada de Marco Antonio López Alfaro se dio el nombramiento de su brazo derecho, precisamente del Coordinador Operativo de Seguridad Pública.
Como su cargo lo indica el Coordinador Operativo es un policía de campo, está en las calles coordinando a los patrulleros y motopatrulleros.
Como los lectores se darán cuenta su eficiencia deja mucho que desear, pues este cargo recayó en un policía que se llama Heriberto Quitzamán.

Tiene 11 años de trabajo dentro de la Policía Municipal de Tehuacán. Es decir, es policía municipal desde el periodo de Francisco Javier ‘el pollo´ Díaz Fernández.
Heriberto Quitzamán conoce perfectamente quienes son los integrantes de la Banda de ‘las Bigotonas’ que tienen su centro de operaciones en la colonia Serdán; también conoció a todos los Acevedo que controlaban San Pedro Acoquiaco; Los ‘Cocolisos’ que operan en la zona de San Diego Chalma; los ‘Huérfanos’ que son conocidos delincuentes en la colonia San Rafael. 
Los conoce perfectamente porque durante 11 años ha trabajado en las calles de Tehuacán.
Sin embargo, pese a que los conoce, no ha detenido a ninguno.
Lo cual es extraño, muy extraño.

Por cierto en el caso de Heriberto Quitzamán habría que preguntarse:
¿Ya habrá pasado los exámenes de control de confianza?
¿Ya habrá pasado los exámenes toxicológicos?
Son dos preguntas que por el momento no tienen respuesta.

PACO MEDINA: LA MISIÓN DE REVALORAR LA MILITANCIA. LA LECCIÓN QUE DEJÓ LA DERROTA DE RENÉ LEZAMA ARADILLAS. Francisco Medina Mendoza

Estamos en un proceso preelectoral. En distintos partidos políticos figuras y figurines se preparan para llegar a la presidencia municipal de Tehuacán y a otros cargos de elección popular.
Este proceso es especialmente agitado en el Partido Acción Nacional (PAN) donde hay un sinfín de aspirantes a la candidatura que los puede llevar al Palacio de López Rayón.
Muchos tiradores se apuntan y se precipitan a lanzarse.
Sin embargo aquí también vale la pena tomar las lecciones que deja la historia reciente de Tehuacán.
Y si nos referimos a la elección municipal del año 2013 en la que contendió René Lezama Aradillas.

De aquel proceso la enseñanza y la conclusión es una sola: los candidatos del PAN solo pueden ganar cuando tienen el respaldo de la base militante.
Un abanderado del PAN solo puede convertirse en ganador cuando los panistas, la base militante, los auténticos albiazules salen a votar.
De lo contrario están destinados a la derrota. Tal y como sucedió con René Lezama Aradillas.

En este momento el único aspirante panista que tiene el apoyo de la base azul es Francisco “Paco” Medina Mendoza.
Repetimos: el único.
Subrayamos: el único.
Si en este momento hay alguien que sea el verdadero, el auténtico representante de la militancia ese es Paco Medina.
Ojalá y que la cúpula estatal permita que los militantes albiazules elijan a sus candidatos.
Porque si van a salir con dedazos estilo priista (como fue René Lezama), simplemente irán a otra derrota

DAN PLAZO A EMPRESA PARA REPARAR RUPTURA DE BIODIGESTOR EN TEHUACÁN Nota de El Sol de Puebla, firmada por el periodista Iván Rodríguez Fierro.

Habitantes de San Vicente Ferrer advirtieron a la inspectora, Rosa López Hernández, que realizarán una manifestación si en 15 días la empresa Productos Agropecuarios de Tehuacán S. A (PATSA) no cumple con lo que prometió luego de la ruptura del biodigestor el pasado 15 de julio que contaminó con aguas negras la zona.

Inconformes, al ver que esta empresa solo entregó algunos apoyos y realizó la limpieza de algunas avenidas de la inspectoría por las aguas negras que salieron del biodigestor, recordaron que aún existen acuerdos que no se han cumplido, de ahí a que se acercaran con su representante para enviar un mensaje a la empresa.
Nota de El Sol de Puebla.

COLUMNA CÚPULA CUANDO ‘EL BUKANAS’ Y ‘EL CACHETES’ TUNDIERON AL JAPONÉS TOYOO ITO.

Todo gobernante queda etiquetado por un hecho especial, emblemático y singular.
Carlos Salinas de Gortari siempre será recordado por la frase ‘A ustedes ni los veo, ni los oigo’; Vicente Fox por su inolvidable: ¿Y yo por qué? y la frase del sexenio calderonista quedó acuñada: ‘Haiga sido como haiga sido’.

Sin duda Rafael Moreno Valle quisiera ser recordado como el gestor de Audi, el gobernador urbanista, el constructor de un nuevo escenario poblano, el hombre del cemento hidráulico y las obras faraónicas.
Pero lo cierto es que todo eso se está olvidando rápidamente y lo que queda en el imaginario colectivo son los hechos de Chalchihuapan, el huachicol, el espionaje.
En este momento la pregunta toral es: ¿Quién le hizo tanto daño a Rafael Moreno Valle?

Y es que sin duda el controvertido exmandatario es un hombre brillante; el que pudo sacar al PRI tradicional de Casa Puebla; el que realizó una obra pública sin parangón, desde la ciudad capital hasta la Sierra Norte; el mismo que sometió y arrodilló a la mafia del transporte público.

Entonces… ¿Por qué las cicatrices de su gobierno son tan grandes?
¿Qué necesidad había de la llamada ‘Ley Bala’ misma que marcó el inicio en el deterioro de su imagen nacional?
¿Por qué razón se permitió que los sucesos de Chalchihuapan se desbordaran?
¿A qué se debe que el fenómeno criminal del huachicol sea el tatuaje que quedará marcado sobre la piel del morenovallismo?
¿Por qué en estos momentos de crisis política por el tema del espionaje la sociedad poblana mira a su exgobernador con lejanía y desdén?

Nuestra perspectiva es que Rafael Moreno Valle fue una víctima a la que arrastraron los excesos, los abusos, la prepotencia, la arrogancia disparatada de sus principales colaboradores.
La llamada ‘Ley Bala’ no tenía razón, ni sentido. Fue un exabrupto tan atrabiliario como estéril. El costo social fue enorme, descomunal y simplemente no tuvo beneficio alguno. Chalchihuapan fue el embrión, el producto de esa ley y ahí están los resultados: un episodio que manchó de sangre la historia de Puebla.

En esta CÚPULA una y otra vez se insistió en que Facundo Rosas era el más grave error de la gestión. El tiempo nos dio la razón; pero para entonces el Triángulo Rojo ya estaba incendiado. El efecto nacional fue el más grande que se haya visto.
La Puebla huachicolera se convirtió en el sello de la casa. Personajes como ‘El Bukanas’ y ‘El Cachetes’ se convirtieron en los rostros, los actores protagónicos de la Puebla morenovallista.  
Sin duda Rafael es uno de los más notables gobernadores en la historia de Puebla. Pero los atropellos irracionales de sus principales colaboradores lo llevaron a esta crisis en la que está sumergido.

Sí, Rafael fue el constructor del Museo Barroco y de la más profunda transformación urbana que haya visto Puebla. 
Pero su gestión siempre quedará marcada por los excesos y los desplantes a los que lo llevaron sus colaboradores.
Nadie le hizo más daño a Rafael Moreno Valle que los consejos de Eukid Castañón Herrera.
Y ahí están los hechos como evidencia irrefutable, inapelable.
En esta etapa histórica de Puebla ‘El Bukanas’ y ‘El Cachetes’ tundieron a Toyoo Ito, el arquitecto japonés que construyó el emblema morenovallista para la posteridad.
Porque en el futuro, en el porvenir siempre se recordará al ‘Cachetes’, mientras que el Museo Barroco se convertirá en un elefante blanco y el nombre del artista nipón se diluirá en las aguas del río Atoyac.
Al tiempo.

Redacción: ORBE Bufete de Comunicación.
findesemana99@gmail.com