Select Page

Tu pareja parece que no puede dejar de estar en contacto con su mamá más de lo que tú consideras cómodo o normal. ¡Algo está pasando!

Visitas, llamadas y, peor aún, demandas domésticas y la búsqueda de imponer hábitos, rutinas, conductas y hasta la decoración que le es grata a su madre se convierten en un foco rojo que desata problemas en la relación. Esa forma de relacionarse con su madre es la que le inculcó por toda una vida como la “normal”

¿Qué es la mamitis?

• Es una forma de relación dependiente, obsesiva y emocionalmente enmarañada de un hombre hacia la figura materna en aspectos prácticos, domésticos, financieros o de aprobación y aceptación, en una edad en que ya debería ser autónomo.

• Dentro de la relación de pareja se forma una relación triangulada donde “la otra” o “tercera en discordia” es la madre de tu pareja.

¿Por qué pasa?

• Madres que otorgaron su amor o aprobación de manera condicional a su hijo cuando era niño.

• “Si te portas mal ya no te voy a querer”.

• Entonces tienen que portarse como su madre dice, sin importar si tiene razón o no, para no ser castigados con el temido desamor.

• Madres codependientes, solitarias, depresivas o ansiosas.

• Frecuentemente usando mensajes llamados de doble vínculo:

“Ándale mi vida, vete a pasear con tus amigos… ojalá que cuando vuelvas no me haya pasado nada”.

• Si toma el permiso y se va, será un malagradecido por dejar a esa mujer tan buena que le dio permiso de ser libre.

• Si se queda, no puede ser libre de hacer lo que quiere y se sentirá frustrado.

• “Cómo te la pasaste en la fiesta mi cielo, estuvo divertida”

• Sí mamá estuvo muy padre.

• Qué bueno mi vida, yo me la pasé muy triste sin ti, ni siquiera he comido.

• Eres un majadero, nadie te va a querer; pero sabes qué, nada más porque te quiero tanto te aguanto.

• Mujeres cuya manera de relacionarse con su hijo dependía más de su propio estado emocional cambiante.

• Generaron en sus hijos un estilo de apego inseguro al no poder predecir la forma de reaccionar de sus madres.

• A veces casi incendiabas la casa y te daba helado.

• Otras estornudabas y casi te crucifica.

Madres narcisistas

• Las madres narcisistas necesitan siempre atención y control.

• Son madres que siempre tienen la razón, porque necesitan tener la razón, aunque no tengan la razón.

• “Te lo digo yo que soy tu madre”

• Nunca pueden ser cuestionadas ni les puedes preguntar el porqué de las cosas sin ser un “majadero” o “contestón”.

• Te entrenan para complacerlas y obedecerlas y que sientas que hacer eso es un privilegio.

• Se autonombran a sí mismas como “perfectas” y se remiten a las pruebas de que eres una persona “de bien” (entiéndase obediente, incondicional y agradecido con ellas).

• Señora su hijo será de bien, pero es feliz?

• Claro que es feliz, si es de bien tiene que ser feliz, ¿verdad que eres feliz hijo?

• Si mamita, mucho… gracias a ti.

• ¿Ya ve?

• No puedes ser libre por ti mismo hasta que ella te conceda la libertad, entonces hasta eso tienes que reconocerles.

• “Pude haber sido más dura y controladora contigo, pero en cambio fui generosa y te dejé libre…” (Aplausos)

• Se aprovechan de tu necesidad de ser aceptado y amado.

• Te hace pensar que toda la dureza o crueldad que ha tenido contigo, o es por tu bien o es por tu culpa.

• Las madres normales apoyan y guían a sus hijos, no los controlan.

¿Qué efectos produce una pareja con mamitis en tu relación?

• Resentimiento de parte de la pareja que se siente relegada o desplazada por la figura materna del otro.

• Puede actuar de forma irresponsable esperando que tú resuelvas problemas desde domésticos, trámites y hasta legales.

• Constantes pleitos

• El único código de expresión emocional que a estos hijos se les permite es el enojo silencioso que se traduce en resentimiento.

• Esta forma de expresión emocional, como forma primaria o única, es frecuentemente improductiva y auto destructiva, porque se desquitan con otros o contigo.