Select Page

No importa cuánto tiempo tengan en una relación. Siempre debe procurarse, si sienten que algo anda mal están a tiempo de salvar el barco.

• En México la tasa de divorcio va en aumento (+15% de 2010 a 2012).

• La de matrimonios no lo hace a la misma velocidad (+3% 2010-2012).

• Si bien es cierto que esto puede ser indicador de que otros modelos de relación, además del matrimonio pueden estarse dando, también son un reflejo de la disparidad entre parejas que se unen y parejas que se separan.

• Una relación que muestra señales de deterioro o enfermedad debería ser atendida antes que sea demasiado tarde.

¿Qué lleva a una relación al deterioro?

No es posible hacer una lista exhaustiva, generalmente no es una sola cosa y más bien es un cúmulo de distintas situaciones, pero podemos identificar entre las más comunes las siguientes.

Intolerancia a la frustración

• Berrinches o usar la “salida de emergencia” hasta por un estornudo.

Decepción por expectativas no cumplidas

• Aprendizaje y creencias distorsionados acerca de lo que es una pareja, una relación y qué se debe dar y esperar de ella.

• Elección de pareja no adecuada.

Faltas a los compromisos explícitos e implícitos

• No cumplir con la palabra.

• Tomar decisiones relevantes de manera unilateral.

• Abuso de confianza.

Incuria: Descuido y negligencia sin acciones de reparación

• Ignorar las peticiones de la pareja.

• No buscar ayuda cuando el otro la pide.

• Descalificar o minimizar toda queja o reclamo.

Acciones que transgreden la integridad o dignidad de la persona o la relación

• Infidelidad, intentos de control, personalidades celosas, ansiosas, persecutoras o violencia de cualquier tipo.

• Restricciones emocionales o financieras y chantajes emocionales.

¿Qué señales deben alertarnos?

Críticas constantes

• Hacia tu pareja y lo mal que hace las cosas o maneja las situaciones.

• “Estás loca”, “Alucinas”, “Eres un desconsiderado”, etc.

• “No piensas en los demás”, “Eres un necio”, “Siempre es lo mismo contigo”, “Tú nunca escuchas”, “Nada te importa”…

Resentimiento y desprecio

• Vivir recriminando cosas del pasado o minimizando sus necesidades o reclamos.

• “Acuérdate cuando nos casamos el oso que hiciste en la fiesta”.

• “Lo que pasa es que tú nomás haces panchos porque eres mujer”.

Negación y defensividad

• Evadir conversaciones, responsabilidades o resolver conflictos.

• “Ya vas a empezar con que no te quiero y tus lágrimas”

• “Tú todo lo exageras”

• “Pues si llego tarde es porque nunca hay comida en esta casa”.

Desconfianza

• Dejas de contar cosas a tu pareja porque usa lo que le cuentas para molestarte, te alecciona, regaña o de plano te ignora.

• Sientes continuamente que te miente, te evade o te da la espalda.

Constantemente piensan en separarse

• Tu opción primaria ante un pleito es separarse y antes no era así.

La intimidad sexual decae en calidad o frecuencia sin razón aparente

• Incluso el contacto físico se rechaza, evita o se ha diluido.