Select Page

• Generalmente se define a los celos como una sola respuesta emocional; sin embargo, distintos estudios nos ofrecen diversas tipologías de este fenómeno en las relaciones de pareja, y cada una presenta distintas complicaciones.
• No todos los tipos de celos son igualmente tóxicos e, incluso, algunos expertos señalan cierto beneficio al presentarse en una relación.

¿Qué son los celos?

• Respuesta emocional generada por la amenaza de perder, o perder realmente,una relación sentimental significativa valiosa con otra persona, debido a un rival real o imaginario.

¿Son siempre negativos o tóxicos?

• Eso depende mucho del tipo y la intensidad de que se trate.
• Podemos decir que la mayor parte del tiempo sí, porque causan:
• Causan conflicto, violencia, desconfianza y separación.

¿Cuáles son los tres tipos de celos?

Celos reactivos 

• Son los celos clásicos. Son los que se sienten cuando se ve a la pareja interactuar de maneras que se considera que involucran flirteos, intentos románticos o que caen en un exceso subjetivo en el tiempo o calidad de la convivencia de una persona con la persona amada.
• Involucran la evidencia, o creencia, de que la pareja favorece, desea o colabora también en las intenciones románticas que el rival potencial puede tener.
• No es tan importante que la “amenaza” sea objetivamente cierta, sino que la pareja la perciba como tal.

• “¿Quién es ese tipo?”
• Un amigo
• “¿Y por qué estaban platicando tan cerquita?”
• “Por nada, ¿qué tiene de malo?”
• “No me gusta que te hable tan cerca”
• “Pues había ruido, ya cálmate!”
• Son los que se presentan también cuando hay una infidelidad comprobada.
• Este tipo de celos se ha reportado más alto en mujeres que en hombres.

¿Qué tan tóxico es este tipo de celos?

• Distintas investigaciones muestran que es el tipo menos tóxico, especialmente si resuelven definitivamente el problema que los generó.
• Por ejemplo, que la pareja suspenda la interacción sospechosa con el rival potencial.
• Este tipo de celos es el que los investigadores señalan incluso como positivos en la relación de pareja, cuando cumplen su cometido.

¿Qué diría un celoso reactivo?

“¿Por qué estabas bailando/platicando/sonriendo de esa manera con esa persona?”

Celos ansiosos 

• Podemos también llamarlos como Celos territoriales.
• Hay un estado de alerta constante, porque se considera a la relación valiosa, a la pareja deseable y a los extraños como predadores esperando cualquier oportunidad.
• Adicionalmente se piensa que la pareja sería capaz de estar de acuerdo en “fugarse “voluntariamente con el predador en cuestión, si se presenta.
• Este tipo de celos, también se ha reportado más alto en mujeres que en hombres.
• Pueden presentarse tras los celos reactivos originados por una infidelidad, pues se teme que, si ya pasó una vez, pueda repetirse.

 ¿Qué tan tóxico es este tipo de celos?

• Es el segundo tipo más tóxico, pues ya no involucran evidencia, sino sospechas y hasta pensamientos fantasiosos o paranoides.
• Se piensa que “cualquiera entrará a mi territorio a ocupar mi lugar o robarme lo que es mío”.
• Cuesta trabajo que la pareja celada se “defienda” de ellos

¿Qué diría un celoso ansioso o territorial?

“¿Dónde estás?”
“En la oficina”
“¿Si, y por qué se oye todo tan callado?”
“Porque me salí al pasillo a contestarte”
“¿Si, y por qué… te da pena que te llame o quién no quieres que escuche que me
contestas?”
“Nadie, es que estábamos en una junta y ni modo que te conteste ahí”
“¿Quién más estaba en la junta… tus amiguito/a?”

Celos posesivos

• Se percibe a la pareja como una propiedad privada.
• Se le prohíben o regulan cosas, especialmente con quién relacionarse, a dónde ir y cómo vestir.
• A diferencia de los celos reactivos, no hay motivo evidente para tenerlos.
• A diferencia de los ansiosos, el temor principal no es tanto hacia posibles “predadores”,
sino una desconfianza total en lo que la pareja pueda hacer o “provocar” en otros; se le
atribuye toda la maldad y faltas a la pareja.
• Este tipo de celos está presente tanto en hombres como en mujeres por igual.

¿Qué tan tóxico es este tipo de celos?

• Es el peor de los tres tipos.
• Es el que destruye más relaciones y causa incluso violencia.

¿Qué diría un celoso posesivo?”

“¿A dónde vas?
“A trabajar”
“¿Con esa ropa?”
“¿Qué tiene de malo?”
“Nada, no sabía que ahora trabajaras ofreciéndote”
“Oye, cómo te atreves!”
“No te hagas, vete a cambiar”
“No voy a permitir que…”
“¡¡A cambiarte dije!! o qué, ¿te arruiné tu plan de conquista?”

¿Qué hacer?

• Si te identificas con los celos reactivos y estos son más bien infrecuentes, tu pareja reconoce que la conducta pudo haber sido diferente y no llevan a problemas adicionales, quizá sea lo que los investigadores llaman unos “celos útiles” para fortalecer la relación, pero debo insistir, que se presentan de manera excepcional sin violencia de ningún tipo.
• Si te identificas con los celos territoriales o ansiosos, sería buena idea buscar ayuda profesional, pues no sólo pones tu relación en riesgo, sino que además sufres mucho al imaginar los peligros que acechan a lo que más amas y es desgastante estar siempre alerta ante la llegada de los “chacales del amor”. Además, estos celos pueden crecer y volverse incontrolables si no haces algo en cuanto los notes.
• Si lo tuyo son los celos posesivos, hay un problema. Probablemente creas que lo que haces es lo correcto y te rehúses a buscar ayuda profesional. Pero créeme que esto no es normal y mucho menos sano. Una persona no es de tu propiedad, por mucho que así lo creas. Si estás con un/a celoso/a del tipo posesivo, lo mejor es que, si no hace algo y te es posible, te alejes cuanto antes de una persona así, pues estás en un verdadero riesgo.